viernes, 18 de junio de 2010

50 cuotas

-Socrates: Don Zoilo se ha comprado nomás el televisor de alta definición en cincuenta cuotas. Claro que más caro que la cuota le costó el cable para el alargue que tuvo adquirir para poder colgarse del cable de la luz que tiene su vecino Zenón. El otro problema fue donde poner un clavo en el rancho porque se desprendía, finalmente lo colgó en el horcón del medio, en el que usa para sostén del catre. Tiene un problema con el cable claro, porque allí se le asienta el loro de vez en cuando y le hace interferencia. Como no llega el cable a PUroitintoj tuvo que volver al antiguo sistema de la caña alta y la budinera, que hace las veces de radar. Sin embargo he aquí que se ha encontrado con el chasco de su vida. Resulta ¡Que no transmiten los partidos del mundial! y eso que tuvo que venderlas a la Blanca y a la Celeste para poder hacer la entrega en Las Georgias, el negocio de electrodomésticos del Denis Corral, el pueblo vecino. Se fue a reclamar con toda la bronca de los 450 años acumulados de comprar espejitos. Le reclamó al ex bolichero, ahora empresario, que le cambié el televisor por uno que en el que se vean todos los partidos,como le martillaron la cabeza con las propagandas, porque en este no se ve nada. El bolichero Rivas le dijo que el no se hacia responsable por lo que se veía en la pantalla y que si tenia algún reclamo debía dirigirse a la casa central en Singapur. Don Zoilo volvió a su antigua Tonomac, donde su imaginación vuela, imaginando las increibles jugadas y habilidades de los jugadores y todo en alta definición, como corresponde a la mente inquieta de todo santiagueño.

3 comentarios:

marcelo noriega dijo...

hola prueba de comentario

Nanim dijo...

Pobre don Zoilo...

Anónimo dijo...

jajaj como me he reido