viernes, 16 de julio de 2010

leyendas santiagueñas





EL HUARIA MUYOJ

ES CREENCIA QUE EL DIABLO SE CONVIERTE EN REMOLINO, DEJANDO PICADAS INEXPLICABLES EN MEDIO DEL MONTE. LOS CHICOS SUELEN JUGAR TRATANDO DE METERSE EN MEDIO DE LOS REMOLINOS Y UNA CREENCIA ANTIGUA DECIA QUE SI UNO TIRABA UN CUERNO EN MEDIO DEL VORTICE ESTE REVENTABA. POR LAS COSTAS DEL SALADO DICEN QUE NO HACE MUCHO UN BRUJO PELEÓ CON EL DIABLO, QUE COMO TORNADO LO ELEVÓ Y LO OBLIGO A PELEAR EN EL AIRE, EL BRUJO PERDIÓ Y HUYÓ CONVERTIDO EN PERRO...


Los “traviesos”

Se denomina travieso en Santiago del Estero a la persona que realiza rituales de magia o esoterismo. Recordemos que para le iglesia católica, todo acto o ritual que no este establecido dentro de su dogma es denominado pagano, peligroso y hasta demoníaco. Esta es una denominación que abarca a la persona que ha osado acercarse a la sabiduria indígena, las fuerzas espirituales o mentales, conocimientos sobre medicina o cualquier otro conocimiento por fuera del camino que no sea los que marca esta institución. En Santiago, sobre todo en el interior, la influencia de la iglesia ha sido menor, quizá por la distancia, y los ritos católicos están mezclados con creencias populares, rituales que provienen desde lo prehispánico y también desde lo negro (recordemos que en Santiago la población negra, en ciertos períodos de la historia fue superior a la blanca y la aborigen). Según afirman en el campo, el travieso, puede convertirse en cualquier animal, los mas comunes son un perro negro, un cuervo, una mula o un gato. Tiene libros secretos escondidos en su rancho y si alguien descubre su nombre y lo nombra cuando está “transformado”, este de vuelve loco o se va del lugar donde habitaba, para siempre. Es creencia que el travieso realice estos rituales para conseguir fama, fortuna y poder. De allí su relación con la Salamanca.

No hay comentarios: